www.economiadehoy.es
Beatriz Merayo, HC Clover PS.
Beatriz Merayo, HC Clover PS.

Creando una cultura común de equipo para lograr el éxito

OPINIÓN: Por Beatriz Merayo, Gerente de RRHH de HC Clover PS

jueves 21 de mayo de 2020, 18:22h
Para cerrar un año de crecimiento y posicionamiento, una empresa necesita un producto o servicio que sea capaz de hacer frente a la competencia y de llegar al público objetivo cumpliendo sus exigencias y deseos. id:58815
Pero el objetivo completo no se alcanzaría sin un buen equipo. Y aquí es donde entran en juego los Recursos Humanos, es decir, los trabajadores de esa empresa que busca un balance positivo al cierre de año. Se trata de atraer y fomentar el talento para lograr las metas a medio y largo plazo.

En un escenario empresarial en el que conviven diferentes generaciones resulta fundamental lograr una buena cohesión entre ellas y la cultura de la compañía. La diversificación internacional de una compañía hace imprescindible también la búsqueda de talentos orientados a diferentes formas de trabajo, husos horarios y culturas de distintos países. Por ello, en un mundo totalmente globalizado no podemos seleccionar un único perfil, sino que debemos globalizar también a todas aquellas personas que forman una empresa cuyo trabajo esté presente a lo largo y ancho del mundo entero. Y es así como surge una cultura común, una unificación de culturas diferentes, fruto del trabajo realizado desde el Departamento de Recursos Humanos, que debe acometer esta unión enfocada siempre al cliente.

En la creación de esta nueva cultura común, hemos detectado que se ha producido un cambio en los perfiles más jóvenes, puesto que el candidato ya no busca un puesto de trabajo, sino que desea algo más, un sitio donde desarrollar sus conocimientos aportando valor. Ahora busca compaginar su vida personal con la profesional, por lo que su retribución ya no es su único factor de decisión. En su deseo de aportar valor, es fundamental crear una estrecha relación entre los responsables y sus equipos. En estos momentos, los empleados buscan en sus responsables las cualidades como la empatía, la cercanía o saber escuchar, haciéndoles partícipes de la evolución de la empresa.

Se trata de ser un equipo humano y no un conjunto de números. Y esto desde Recursos Humanos se consigue escuchando cada una de las necesidades de los empleados de forma personalizada. Consiste en gestionar a cada persona atendiendo a sus propias condiciones, dado que cada una tiene diferentes inquietudes, pero un objetivo común. Por lo tanto, el objetivo es satisfacer las necesidades profesionales de nuestros equipos enfocados al crecimiento de la compañía. Y es tan sencillo como marcarnos la premisa de que si la empresa crece, crecemos todos. Un fiel reflejo es que nosotros empezamos con cuatro profesionales y ahora superamos los 250 empleados. Hemos trabajado por ofrecer un proyecto atractivo dado que estamos en una senda de crecimiento exponencial que mejora las políticas de personal para repercutir positivamente en el empleado y que pueda obtener ese equilibrio en el ámbito profesional y laboral tan deseado en estos momentos.

En el afán por hacer que los profesionales crezcan de forma paralela al crecimiento de la empresa, desarrollamos el talento ya existente promoviendo de manera constante los cambios internos para conseguir adecuar las competencias y objetivos personales de cada uno de los compañeros. Y así es como se consigue mantener esa cultura común inherente a la compañía. En esta labor de mantenimiento es donde nos encontramos con la inmediatez característica de la última generación. Dicha inmediatez no solo la presentan en su día a día (compras por internet, viajes exprés…) sino también en sus ansias de carrera profesional. Es una generación que quiere progresar de forma rápida en la organización y aquí la dificultad radica en que hay que conjugar a varias generaciones que desean evolucionar profesionalmente, pero a diferentes velocidades.

A día de hoy cuesta retener el talento como se hacía antes, las últimas generaciones que se han incorporado al mercado laboral no suelen tener una permanecía de más de 10 años en las empresas, pero esto no debemos de verlo como algo negativo, sino que puede ser positivo, dado que el conocimiento debe intercambiarse y renovarse, manteniendo los cimientos. Y en esta combinación es donde reside el éxito de la compañía. En esa cultura común que se ha asentado entre los distintos perfiles, con las diferencias generacionales y con las numerosas inquietudes. Conjugar las metas de la empresa con los objetivos individuales y grupales de los equipos para poder seguir avanzando como se ha hecho hasta ahora. Mirando al futuro con ilusión y que todo el equipo crezca a nivel profesional y personal.

HC Clover PS

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios