www.economiadehoy.es
El euro cae después de que las medidas anunciadas del BCE no convenzan
Ampliar

El euro cae después de que las medidas anunciadas del BCE no convenzan

Informe Especial Ebury posreunión BCE

viernes 13 de marzo de 2020, 19:01h
El Banco Central Europeo (BCE) siguió ayer jueves los pasos de algunos de sus homólogos, flexibilizando la política monetaria en un intento por aliviar el riesgo provocado por la pandemia de coronavirus. id:56330
El euro cae después de que las medidas anunciadas del BCE no convenzan
Ampliar
El banco anunció una serie de medidas menos convencionales diseñadas para apoyar la economía del bloque, incluyendo entre ellas el aumento temporal de su programa de expansión cuantitativa (Quantitative Easing), la introducción de préstamos adicionales a largo plazo para los bancos y mejorando las condiciones de su programa TLTRO (operaciones de refinanciación condicionada a largo plazo).

No hubo, sin embargo, ningún recorte de los tipos de interés -a pesar de que se creía que iba a suceder-, y el Consejo de Gobierno ha mantenido el tipo de depósito sin cambios en el -0,5%. Creemos que esto es un indicador tanto de la falta de margen de maniobra del BCE para reducir los tipos como de la visión del comité de que los recortes adicionales respecto a los niveles actuales en realidad no contribuirían mucho a apoyar la economía general en esta coyuntura.

La compra de activos en el marco del programa de expansión cuantitativa se incrementarán temporalmente en 120.000 millones de euros de aquí a finales de año, con especial hincapié en los bonos del sector privado. Aunque la distribución no se producirá necesariamente de manera uniforme, la compra de activos adicionales se estima en unos 13.000 millones de euros mensuales (además de los 20.000 millones de euros que el banco ya está comprando cada mes).

Como era de esperar, el banco también suavizó los términos de su programa de operaciones de refinanciación condicionada a largo plazo (TLTRO III). Según el BCE, las condiciones de estos préstamos serán más favorables y el tipo de interés será del -0,75% entre junio de 2020 y junio de 2021. Estas medidas se centrarán en apoyar a los más afectados por la propagación del virus, en particular las pequeñas y medianas empresas; mientras tanto, el banco realizará operaciones de refinanciación a largo plazo (LTRO) para proporcionar liquidez inmediata a las empresas de la zona euro. Todo ello, creemos, debería ser mucho más eficaz para ayudar a las empresas europeas a salir de la crisis que un simple recorte de los tipos de interés.

Teniendo en cuenta la magnitud de las medidas ya desveladas por la Reserva Federal al otro lado del Atlántico, las expectativas del mercado eran altas para que el BCE aplicara sus propias medidas de estímulo. Podría decirse con certeza que los mercados se vieron completamente desbordados por el anuncio, y en particular por las declaraciones de Lagarde en alusión a que al BCE "no le corresponde cerrar los diferenciales". Esto, que choca con la conocida frase de "cueste lo que cueste" pronunciada por Mario Draghi en el 2012, provocó un aumento de la volatilidad en el mercado en un momento en que la economía del bloque clama por la estabilidad. Las declaraciones de la presidenta parecen también reconocer las limitaciones del banco para apoyar la economía del bloque; sin embargo, Lagarde pasó la pelota a los gobiernos de eurozona, llamándoles a adoptar una "postura fiscal ambiciosa y coordinada" para protegerse del riesgo.

Christine Lagarde también anunció una revisión a la baja de las previsiones de crecimiento del BCE con respecto a las de diciembre. El banco espera ahora que la economía de la zona euro crezca un 0,8% en 2020 y un 1,3% en 2021 (por debajo del 1,1% y el 1,4%, respectivamente). Sin embargo, tal y como sugirió Lagarde, estas cifras podrían quedarse pronto obsoletas, lo que no sería una sorpresa dado el rápido desarrollo del impacto del coronavirus en la economía del bloque.

Las acciones continuaron cayendo bruscamente por las declaraciones de Lagarde. Tras la rueda de prensa el índice Stoxx Europe 600 cayó unos 15 puntos más, lo que supuso una bajada de aproximadamente el 10% y la mayor caída de la historia en un solo día. Los mercados de renta fija italianos también se hundieron y la rentabilidad de los bonos italianos se dispararon en 60 puntos básicos. Esto amplió la diferencia con su equivalente alemán -generalmente visto como un barómetro de riesgo- a aproximadamente 250 puntos básicos, su nivel más alto desde junio de 2019 (gráfico 1). Si el BCE pretendía calmar al mercado, las declaraciones de Lagarde tuvieron por completo el efecto contrario.

La reacción en los mercados de divisas fue limitada al principio, con el euro más o menos sin cambios a pesar de no haber un recorte de los tipos. Esto podría haberse debido al informe publicado por Bloomberg en el que se sugiere que Alemania estaría dispuesta a inyectar un estímulo fiscal a la economía europea en un intento de contrarrestar los efectos del coronavirus. Sin embargo, a medida que avanzaba la tarde, el euro cayó con fuerza, bajando aproximadamente un 1% frente al dólar americano y volviendo a estar por debajo del 1,12. Esto es un claro indicador de lo poco convincentes que fueron las respuestas del BCE para proteger la economía de la pandemia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.