www.economiadehoy.es

El futuro de los servicios financieros es irremediablemente digital

Borja Durán y Jorge Coca, Finletic.
Ampliar
Borja Durán y Jorge Coca, Finletic.

OPINIÓN: Por Borja Durán y Jorge Coca, fundadores de Finletic

lunes 28 de junio de 2021, 12:00h
En las últimas semanas hemos visto cómo varias adquisiciones de empresas tecnológicas por parte de grandes bancos, private equities o empresas financieras internacionales ocupaban titulares. No obstante, las operaciones en el mundo Fintech y Wealthtech se han convertido en algo recurrente que, además, pensamos que irá a más en los próximos meses. id:73400
Y, es que, si bien es cierto que las fintech no han reemplazado a la banca tradicional, sí han revolucionado el sector, poniendo de manifiesto que se puede ganar eficiencia en todas las áreas de las empresas de servicios de inversión, y que otro tipo de servicio e interacción con el cliente es posible.

La tecnología ha irrumpido con fuerza en el sector del asesoramiento, no obstante, a día de hoy, todavía estamos en los primeros metros de un largo maratón. El futuro que se vislumbra será más tecnológico, y en esa coyuntura, las opciones de las entidades financieras son adquirir o construir su negocio futuro sobre empresas fintech o "reacondicionar" sus entidades para que se conviertan en digitales nativas.

Por un lado, hemos visto cómo, en muchos casos, banca tradicional y el mundo fintech se han unido mediante compras o integraciones, para satisfacer las necesidades de un cliente cada vez más exigente. Incluso, muchos bancos, observando la relevancia de estar a la vanguardia tecnológica, han desarrollado “incubadoras” para promocionar y captar talento tecnológico.

Sin embargo, otras entidades han optado, por añadir capas de tecnología sobre sistemas existentes que, en muchas ocasiones, están obsoletos. Ello implica que, en el mejor de los casos, la mejora es solo parcial, y no encaja en el ecosistema global de la entidad, por tanto, la eficiencia se resiente. Estos casos ponen de manifiesto que el cambio es percibido más como una obligación (no está en el ADN de estas entidades) que como una convicción. A pesar de los mitos, la digitalización de las empresas no está tan enfocada en las máquinas, sino en las personas y su mentalidad de trabajo y actitud positiva ante el cambio.

Mientras tanto, la partida del presupuesto destinada a tecnología en grandes empresas sigue creciendo año tras año en la cuenta de resultados. Nadie quiere quedarse fuera de juego, pero hay que hacerlo con una estrategia clara y con visión de largo plazo. Vamos hacia un escenario en el que los bancos, incluidos los privados, serán entidades digitalizadas, gestionadas por personal técnico, y que además según sus roles desempeñarán funciones diversas (cumplimiento, comercial, soporte, etc).

Ventajas y retos de la adquisición de tecnología

Conforme las fintech van logrando volúmenes relevantes, son el “blanco perfecto” de grandes entidades. Estas empresas han sabido captar “patrimonio minorista” y aportar valor a los clientes, lo cual no es sencillo, pues estos cada vez emplean más medios, contrastan la información con otras plataformas y demandan soluciones innovadoras, rápidas y a bajo coste.

La adquisición de una fintech puede proporcionar varias ventajas:

  • Permite ganar tiempo frente a desarrollarlo internamente, evitando el proceso de prueba y error ya recorrido por las entidades de nueva creación. Nace sin herencias tecnológicas del pasado.
  • La tecnología ya está validada, muestra buenos resultados y esta testada.
  • Es frecuente que tengan sus propios clientes y su franquiciaya desarrollada.
  • El cambio de mentalidad de los equipos es inmediato frente a modificar el ADN de estos.

Enel Grupo Sinergia, llevamos a cabo una inversión en la plataforma Flanks. Esta Fintech está enfocada en un área muy particular, la agregación de información financiera de inversiones, como paso previo a la PSD2 que está por llegar a los instrumentos de inversión, y que, para algunos jugadores del mercado, como nosotros, es de gran valor. Podíamos haberlo realizado nosotros, pero preferimos invertir y apalancarnos en Flanks en este segmento para destinar nuestros recursos a áreas más fundamentales de nuestro negocio o donde nadie nos puede prestar el servicio.

Y, es que, sin la digitalización es tarea casi imposible satisfacer las necesidades de unos clientes que se han vuelto selectivos y demandan calidad, pero a la vez inmediatez. La digitalización permite hacerles la vida más sencilla, anticiparse a sus necesidades, y mejorar su experiencia. Adicionalmente, a nivel interno permite reducir tiempos y posibles errores en la parte operativa y ese tiempo liberado, se puede invertir en aspectos más estratégicos del negocio.

Por otro lado, uno de los retos que trae la inclusión de la tecnología en los servicios financieros es la seguridad. Los desarrollos tecnológicos que se vayan implementando deben llevar acompasados desarrollos adaptables en cuanto a ciberseguridad, asumiendo el coste adicional que ello implica. En países como Estados Unidos, que tecnológicamente van por delante, está adquiriendo una relevancia capital.

Así pues, en poco tiempo, todas las empresas financieras tendrán que obligatoriamente ser Fintech de una manera u otra, ya que,si no, no podrán subsistir por la presión en márgenes, frescura, adaptabilidad y mejora continua respecto de otras empresas que sí lo sean.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios