www.economiadehoy.es
Expertos reunidos por el Club de Exportadores piden a la administración apoyo financiero a largo plazo para operaciones de exportación de bienes y servicios y un mayor soporte de las oficinas comerciales a las empresas
Ampliar

Expertos reunidos por el Club de Exportadores piden a la administración apoyo financiero a largo plazo para operaciones de exportación de bienes y servicios y un mayor soporte de las oficinas comerciales a las empresas

Mesa redonda virtual "La exportación española tras la coronacrisis: perspectivas y necesidades

martes 21 de abril de 2020, 19:49h
Sostienen que se necesitará “más volumen de financiación y más apetito por el riesgo” para no perder las posiciones ganadas en los mercados internacionales y seguir ganando cuota de mercado. id:57698
Expertos reunidos por el Club de Exportadores e Inversores y la consultora Iberglobal en un webinario para analizar las perspectivas y necesidades del sector exterior tras la crisis del coronavirus han valorado muy positivamente las medidas del Gobierno para garantizar la liquidez del sistema económico y empresarial en esta primera fase de la pandemia, y han coincidido en solicitar de las Administraciones un apoyo financiero decidido para sostener el sector exterior a largo plazo, en línea con lo que previsiblemente harán otros países competidores para superar la crisis.

“Es cierto que lo más importante ahora es sostener la liquidez del sistema, pero también lo será anticiparnos a las necesidades de las empresas después”, aseguró Ángela Pérez, directora de financiación estructurada de Elecnor, quien añadió que los países más potentes en comercio exterior seguirán apoyando a su sector exportador con financiación cuando pase este primer momento de la crisis. A su juicio, se necesitará “más volumen financiero y más apetito por el riesgo” para no perder las posiciones ganadas en los mercados internacionales y seguir ganando cuota de mercado.

Esta misma idea fue secundada por Javier Valero, presidente de Globaltec Desarrollos e Ingeniería y de Núcleo de Comunicaciones y Control, que insistió además en la necesidad de convencer a los Ministerios de Economía y Hacienda para que nuestra Administración mantenga una posición positiva y activa para no quedarnos atrás en materia de financiación respecto de los planes que impulsen nuestros países vecinos. Asimismo, pidió que, al contrario de lo que ha ocurrido en anteriores crisis, los presupuestos de apoyo a la internacionalización no se vean recortados por la necesidad de gestionar el déficit, pues constituyen una forma de proteger la industria y el empleo.

Julián García Valverde, presidente del grupo Imathia, que también coincidió en solicitar mayor capacidad de financiación del Estado y menor aversión al riesgo para financiar proyectos en países que presenten oportunidades, aseguró que en los próximos meses, en tanto se mantengan las restricciones para viajar, las empresas tendrán que dar más importancia al personal local para negociar nuevos contratos y será necesario que apuesten por una mayor presencia a través de filiales con personas locales de confianza.

Más apoyo de las Oficinas Comerciales en el exterior

Asimismo, señaló que se necesitará más apoyo de las Oficinas Comerciales de España en el exterior para poder realizar las gestiones que en estos momentos no pueden llevar a cabo las empresas, si bien subrayó que “será necesario crear más Oficinas Comerciales para cubrir mercados de interés en el mundo en los que ahora no estamos presentes, como ocurre en África”. “Tenemos que ser imaginativos y utilizar nuestras Embajadas y nuestras Oficinas Comerciales para organizar actos con nuestros clientes actuales y potenciales mediante teleconferencias, y hacer posible que las empresas realicen presentaciones de sus productos, servicios y tecnologías”, añadió.

Sobre la gestión del momento actual, Javier Valero señaló que las empresas deben centrarse en defender su cartera de contratos y proyectos, lo que implica estudiar el aspecto técnico que subyace a todos ellos y las compañías que están involucradas en la ejecución de los mismos, además de realizar una gestión conservadora de la liquidez de la propia empresa y de los subcontratistas. “Debemos aprovechar este paréntesis en las empresas para hablar con nuestros clientes, con los subcontratistas, con la banca y los agentes financieros públicos y con las Administraciones. Es fundamental para afrontar el futuro con más garantías”, dijo.

Los importadores optan por el crédito documentario

Jaime Uscola, director de Negocio Internacional de Santander España, señaló que la institución financiera a la que representa está en estos momentos centrada en la distribución, de la manera más ágil posible, de la capacidad de financiación habilitada por el Gobierno a través tanto del ICO, en general, como de Cesce en el caso de las empresas exportadoras. Además, explicó que Santander, en esta etapa, ha puesto todos sus instrumentos de financiación al servicio de las empresas, tanto en materia de créditos y pagos como de gestión de coberturas en operaciones con divisas. Señaló, además, que uno de los fenómenos que se observan es que las empresas importadoras han cambiado el medio de pago. “Antes las operaciones se hacían a través de transferencias a través de cuentas abiertas, y en estos momentos las empresas optan por el crédito documentario, que ofrece garantías al importador de que su proveedor cumple con el acuerdo”, explicó. Asimismo, señaló que Santander provee a las empresas de un volumen muy importante de información sobre nuevos mercados de abastecimiento y pone a su disposición su amplia presencia internacional.

El presidente de Cesce, Fernando Salazar, describió el escenario generado a raíz de la pandemia de COVID-19 como un entorno en el que “el comercio ha caído, están aflorando los impagos, especialmente, por cuenta propia, y se están registrando peticiones de reestructuración de deuda por parte del cliente público”. En esa línea, destacó la importancia que para las empresas exportadoras tiene la nueva línea de cobertura de créditos de circulante por cuenta del Estado, cuya capacidad de financiación asciende a 2000 millones de euros, la mayor dotación de financiación con que ha contado nunca Cesce. Este instrumento de apoyo a las empresas está desvinculado de operaciones concretas de exportación y está diseñado para pymes y empresas internacionalizadas no cotizadas, que facturen más del 30% en el exterior o que lleven más de cuatro años seguidos exportando de forma regular. “Hemos aligerado al máximo los trámites de esta póliza para que su efectividad sea mayor”, dijo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios