www.economiadehoy.es
¿Cómo pueden los profesionales hacer frente a los impagos de sus clientes?
Ampliar

¿Cómo pueden los profesionales hacer frente a los impagos de sus clientes?

martes 30 de junio de 2020, 20:20h
Como consecuencia de la crisis del coronavirus, se prevé que las empresas tendrán que hacer frente a un gran número de facturas impagadas. id:60307
Tras la dura etapa de confinamiento y después de haber tenido que asumir un coste muy elevado desde el punto de vista sanitario y humano, parece que la crisis del coronavirus llega a su fin. Sin embargo, con todo esto en principio bajo control, comienza a preocupar otra coyuntura, la económica.

La ausencia de actividad económica y el parón forzoso de autónomos y empresas está comenzando a afectar al número de impagos. Y esto está comenzando a incidir en la economía de los negocios de tal forma, que no son capaces de hacer frente a todos sus pagos y deudas. Tal y como señala el abogado Kenari Orbe, “se está creando una situación encadenada de impagos que va a afectar a muchos negocios, autónomos y empresas”.

La previsión es que una gran cantidad de trabajos y servicios profesionales se quedarán sin cobrar. Algo que, si se produce de forma generalizada, puede constituir un auténtico impás en la economía de nuestro país. Un hecho que puede que no sea aislado. Desde BS Abogados, Sandra Borrella avanza que se va a producir “un incremento en los precios de los productos y servicios que ofrecen las empresas, como única solución para poder afrontar la paralización de la actividad de los meses previos, durante los cuales no han existido ingresos, pero sí se han tenido que seguir asumiendo los gastos habituales para poder mantener los negocios activos”.

Esta subida de precios, unida al esperable temor de la sociedad a nuevos brotes de la COVID-19, hacen que existan pocas dudas acerca de una no muy lejana ralentización en el consumo. “Exceptuando los bienes y servicios de primera necesidad, aquellos que supongan gastos no necesarios se verán relegados hasta la estabilización real de esta situación”, augura Sandra Borrella. Y esto es precisamente lo que cerraría la espiral de impagos, desembocando en la quiebra de muchas empresas, que dejarán tras de sí sus correspondientes deudas sin saldar con otros negocios o profesionales.

¿Cómo afrontar esta situación?

Si algo tiene de positivo la actual crisis es que ahora existe cierto margen de maniobra, pues las previsiones de los expertos se han dejado oír con bastante antelación. En cuanto un profesional o empresario detecte indicios de impago, lo que ha de hacer es dar una serie de pasos. Kenari Orbe los resume así: “empezar por el requerimiento verbal, continuar por el escrito y enviar finalmente un burofax con acuse de recibo que dará fe tanto del envío como del contenido del mismo, acreditando así que se ha intentado de todas las maneras una resolución antes de acudir a la vía judicial”.

Justamente acerca de esta posibilidad, la de acudir a juicio, la abogada Sandra Borrella recuerda que “no hay que tener miedo a reclamar nuestras deudas judicialmente”.

Las posibilidades de éxito

Centrándonos en las opciones que los autónomos y empresas tienen para terminar cobrando por orden judicial sus deudas impagadas, Borrella resalta que “se encuentra estadísticamente demostrado que más del 80 % de estos procedimientos finalizan con el pago voluntario o mediante la vía ejecutiva directa en el caso de notificación y falta de respuesta por parte del deudor”. Y del 20 % restante, “tan solo el 7 % de las oposiciones al pago son estimadas judicialmente”. Queda claro, por lo tanto, que documentando adecuadamente la deuda y recabando las pruebas necesarias las probabilidades de conseguir el cobro son elevadas.

Y, si de lo que hablamos es de prevenir futuros problemas, Kenari Orbe nos proporciona algunos consejos adicionales, como que “se recurra a las vías de financiación disponibles con una visión realista, sin generar un endeudamiento al que no se pueda hacer frente en el futuro”. Y concluye que, si llega a ser necesario, no se dude en “acudir al procedimiento concursal, sin esperar hasta el final de este año, aunque las modificaciones legislativas lo permitan”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios