www.economiadehoy.es

¿Qué tanto potencial de "ponerse al día" tienen los bonos corporativos de los mercados emergentes?

Thomas Rutz, gestor de carteras de Mainfirst.
Ampliar
Thomas Rutz, gestor de carteras de Mainfirst.

OPINIÓN: Por Thomas Rutz, Gestor de Cartera del Fondo MainFirst Emerging Markets Corporate Bond Fund Balanced y el MainFirst Emerging Markets Credit Opportunities

lunes 16 de noviembre de 2020, 10:19h
La pandemia de coronavirus también ha dado lugar a importantes desafíos para las economías de los mercados emergentes. Sin embargo, no se debe subestimar su recuperación económica y, por lo tanto, el potencial de "recuperación" de los bonos corporativos de este segmento. id:65125

Aunque los mercados financieros mundiales cayeron entre un 10 y un 20% en general con el brote del coronavirus en marzo, la mayoría de las clases de activos ya han regresado a un territorio positivo de un año a otro y algunas incluso están registrando máximos históricos. El índice S&P 500, por ejemplo, se negociaba a cerca del 10% interanual a finales de octubre de 2020, mientras que en el mercado de bonos, el Barclays Global Aggregate Total Return Index se negocia a un rendimiento anual de casi el 6% y el J.P. Morgan Corporate EMBI Broad Diversified Index se sitúa en el 4%. Esta rápida recuperación se vio impulsada en particular por el importante aumento de la liquidez como resultado de las amplias medidas de apoyo monetario y fiscal aplicadas por los gobiernos y los bancos centrales. El rendimiento de los bonos corporativos de alto rendimiento de los mercados emergentes se sitúa ligeramente por encima del 2% interanual (J.P. Morgan Corporate EMBI Broad Diversified High Yield Index). Aunque también se trata de un buen rendimiento, es inferior al de las demás clases de activos. No obstante, estos valores no están necesariamente en peor situación que los de otros mercados.

Mercados emergentes: a prueba de crisis y flexibles

En comparación con sus homólogos de los países industriales desarrollados, las empresas de los mercados emergentes tienen una experiencia relativa en la gestión de recesiones y escaladas políticas y, por lo tanto, están más expuestas a las crisis. Muchas empresas de mercados emergentes actuaron con agilidad y se adaptaron rápida y eficazmente a la nueva realidad con programas de reducción de costos, generación de liquidez, etc. Por ejemplo, Unigel, un productor petroquímico brasileño, sufrió una disminución del 60% interanual del EBITDA en el segundo trimestre de 2020, pero pudo mantener su posición de efectivo dando prioridad a la gestión del capital de explotación (incluido el cierre de tres plantas y el cambio de proveedores locales a internacionales debido a las mejores condiciones de pago). En consecuencia, los analistas ya han reducido las estimaciones de las tasas de impago en el segmento de alto rendimiento para 2020 de un 4,8% inicial a un 3,5% (J.P. Morgan). Para la contraparte estadounidense, sin embargo, se espera una tasa de impago del 6,5% (J.P. Morgan) este año. Además, debido a la falta de interés de los inversores y a la insuficiente liquidez, se penalizó a las empresas que se encontraban fundamentalmente en muy buena posición y que sólo se vieron afectadas marginalmente por la pandemia. Esto también ofreció atractivas oportunidades de entrada para los inversores.

Se espera un desarrollo económico positivo

Mientras que los economistas esperan que el crecimiento económico mundial se contraiga entre un 4 y un 5% en 2020, la estimación para los mercados emergentes es menor, con un 3%. Incluso se espera una recuperación significativa de alrededor del 6% en 2021. Los volúmenes de exportación de los mercados emergentes ya han vuelto a niveles similares a los que existían antes de la pandemia. La evolución de los precios en los mercados de productos básicos también es positiva. No sólo los metales preciosos, sino también muchos metales básicos (cobre, mineral de hierro, etc.) y productos agrícolas (soja, proteínas) se comercializan actualmente a un nivel máximo plurianual. Para muchos mercados emergentes, las exportaciones de productos básicos siguen siendo importantes motores del crecimiento. En 2019, por ejemplo, dos tercios de todas las exportaciones brasileñas consistieron en productos básicos. El impulso positivo de los precios se sentirá en toda la cadena de valor, y es probable que el crecimiento del PIB dé una sorpresa positiva. El mercado del petróleo también debería seguir recuperándose en 2021. Con los actuales precios del petróleo de poco más de 40 dólares por barril, la oferta sigue siendo relativamente limitada, ya que no vale la pena que muchas empresas de fracking de los Estados Unidos vuelvan a aumentar la producción a esos precios. Según Baker Hughes, como resultado de ello, el número de plataformas de perforación activas en EE.UU. se redujo de 680 en marzo de 2020 a alrededor de 200 en la actualidad.

Buenas perspectivas gracias a una serie de impulsores de rendimiento

La aprobación de una vacuna contra el coronavirus y una política de comercio exterior estadounidense más moderada bajo la presidencia de Biden podría debilitar el dólar estadounidense a largo plazo. Esto impulsaría aún más las inversiones en los mercados emergentes. Una curva de rendimiento más pronunciada a medio plazo, a medida que la economía se recupera, también debería aumentar el apetito de riesgo de los inversores y dar un impulso a la clase de activos.

En general, las perspectivas de los bonos de los mercados emergentes son, por lo tanto, positivas y cabe esperar que a medio plazo se produzca una mayor "puesta al día" con respecto a otras clases de activos. En particular, los bonos corporativos de alto rendimiento de los mercados emergentes ofrecen actualmente un perfil de riesgo-rendimiento atractivo para los inversores que buscan rendimientos adicionales, y es posible que las nuevas entradas en la clase de activos sigan impulsando la recuperación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios