www.economiadehoy.es
Singular Bank, semáforo para invertir en los mercados
Ampliar

Singular Bank, semáforo para invertir en los mercados

Semáforo de mercados financieros en Singular Bank

martes 24 de marzo de 2020, 12:48h
Tras las fuertes caídas de los mercados, son muchos inversores los que se preguntan si no será ya el momento de empezar a añadir posiciones en renta variable, o bien, cuando podría ser el mejor momento más adelante. Vaya por delante que intentar identificar cual será el punto más bajo del mercado es misión imposible y no pretendemos tener la “bola de cristal”. id:56697
Hay muchas métricas que podrían utilizarse para ayudar a tomar esa decisión (análisis de los PER de las bolsas en relación con su media histórica, caídas desde máximos, comparativa con otras crisis, tiempo de recuperación medio en desplomes similares…).

El principal problema en este tipo de situaciones sin precedente es la gran cantidad de noticias casi diarias por parte de los Bancos Centrales, Gobiernos, entidades supranacionales, organismos de salud, etc… que hacen que sea muy difícil poder “absorber” y analizar de una manera racional el posible impacto de todo este “ruido” en la evolución de los mercados financieros.

Por este motivo, en el equipo de Inversiones de Singular Bank hemos seleccionado cuatro indicadores principales para ayudarnos a construir un sencillo cuadro de mandos. Estas son las cuatro “señales” que estamos vigilando y que monitorizamos diariamente, para determinar si debemos empezar a añadir posiciones, o no, tanto en renta variable como en activos de riesgo. De este modo, intentamos eliminar en lo posible todo el componente psicológico y emocional (tan alto y perturbante en estos momentos) y centrar nuestra toma de decisiones de inversión en aspectos racionales, cuantitativos y medibles, y aplicarlos a nuestra visión estratégica con rigor y disciplina.

Pensamos que habiendo creado estos cuatro semáforos condensamos toda la información, sentimientos y flujos de oferta y demanda en algo fácil de monitorizar y de seguir por cualquier inversor. Cuatro semáforos y cuatro luces en cada semáforo (roja, naranja, amarilla y verde). Es importante resaltar que este no es un modelo estático, sino que la evolución diaria y semanal de cada semáforo, mejorando o empeorando, nos da una información muy válida de si los mercados financieros, a su vez, están mejorando o empeorando. Sin más, los cuatro indicadores serían:

1.- La volatilidad en los mercados de renta variable.

Podemos observar que se ha empezado a estabilizar y a reducir desde los niveles máximos históricos alcanzados, pero todavía estamos en niveles muy altos:

Por lo tanto, la tendencia en los últimos días es positiva, con una bajada importante desde los máximos intradía alcanzados, pero aún se mantiene en niveles muy altos, lo que sigue implicando una gran volatilidad en los mercados de renta variable. Nuestro semáforo aquí pasa del rojo al naranja, si bien está lejos de alcanzar el color amarillo (nuestro objetivo inicial) y más todavía el color verde.

2.- Los spreads de high yield y de crédito corporativo con grado de inversión.

Igualmente, se ha producido una ligera mejora desde los niveles máximos alcanzados intradía (variación en pbs):

Por lo tanto, aquí observamos la misma tendencia positiva en los últimos días que la comentada anteriormente en los índices de volatilidad. Cabe destacar que en los bonos corporativos con grado de inversión europeos los diferenciales se han estrechado mucho más desde los máximos que los de los bonos por debajo del grado de inversión. Aun así, como se puede comprobar, los dos índices están todavía muy lejos de los niveles con los que iniciaron el año. Nuestro semáforo pasa al naranja en los bonos grado de inversión, pero sigue en rojo en lo relativo a los bonos europeos por debajo del grado de inversión.

3.- El precio del petróleo.

El Brent consiguió cotizar el viernes ligeramente por encima de 30$/barril, avanzando con fuerza desde los mínimos de 24,5 $/barril registrados dos días atrás, lo que supone una fuerte revalorización de un 26%.

Las palabras del presidente Trump dando a entender que podría intervenir en el mercado del petróleo, junto a la solicitud de compra de emergencia del Departamento de Energía de EEUU de 30 millones de barriles de WTI, sirvieron de catalizadores para este significativo repunte.

El Brent ha vuelto a descender por debajo de los 30$/barril, cotizando por debajo de los $27/barril, indicando que la intervención sorpresa de EEUU no será suficiente por ahora para detener las caídas. Todo ello en un escenario en el que tampoco, por el momento, hay señales sobre un posible acuerdo entre Rusia y Arabia Saudí para reducir la producción de crudo. Por tanto, este indicador sigue en semáforo rojo.

4.- La evolución en la curva de contagio del coronavirus en Europa y EEUU.

Mientras que en China los esfuerzos realizados para su contención están dando sus frutos (al igual que en Corea de Sur), desafortunadamente en Europa y en EEUU la curva de contagios sigue sin aplanarse. La semana pasada el Gobernador de California ordenaba el confinamiento de la población en todo el Estado, una medida que afecta a 40 millones de habitantes. Desgraciadamente, este semáforo sigue en color rojo…

¿Que buscamos con nuestros semáforos?

Al menos que aparezcan dos luces en amarillo y otros dos naranjas. Este entendemos que sería el momento adecuado para ir incrementando poco a poco y paulatinamente la inversión en renta variable y en activos de riesgo.

Conclusión

En definitiva, y por todo lo anteriormente comentado, seguimos aconsejando prudencia a la hora de invertir en activos de riesgo y en Singular Bank mantenemos nuestra posición de infraponderación en renta variable. Continuaremos analizando de cerca estos indicadores para ver cuándo nos den señales más claras de entrada.

Esto anterior no quiere decir que recomendemos vender indiscriminadamente las posiciones que ya tenemos en cartera. Antes de hacer cualquier cambio sustancial en la composición de nuestro patrimonio deberíamos hacernos una serie de preguntas relevantes:

La primera pregunta sería: ¿Han realmente cambiado en las últimas cuatro semanas nuestros objetivos de inversión a largo plazo? Si la respuesta es no, nuestras inversiones a largo plazo tampoco deberían cambiar (o al menos no de manera drástica y menos en las actuales circunstancias de mercado con volatilidades extremas).

La siguiente pregunta debería ser: ¿Es nuestra asignación estratégica de activos adecuada y, por supuesto, adaptada a nuestro perfil de riesgo? En otras palabras, ¿tenemos la suficiente diversificación de nuestro patrimonio financiero entre las diferentes clases de activos que lo pueden componer (liquidez, renta fija, renta variable, activos alternativos, divisas, etc.)?

Si la respuesta a la anterior pregunta es sí, de nuevo recomendamos calma, intentar ver el largo plazo y ser paciente para aprovechar las oportunidades que nos ofrezcan los mercados.

Y la última pregunta: ¿Es nuestra asignación táctica de activos la adecuada en estos momentos de convulsión? Si la respuesta a la anterior pregunta es no, claramente habrá que reconducir la situación. La adecuada gestión del riesgo es la base y una de las pocas certezas que tenemos para conseguir el éxito en la gestión de las carteras a largo plazo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios