www.economiadehoy.es

Ver más que jugar: ¿por qué vemos deporte profesional?

Ver más que jugar: ¿por qué vemos deporte profesional?
Ampliar
lunes 26 de octubre de 2020, 07:10h
Si algo puede decirse que une a los seres humanos del mundo, es la pasión por el deporte, especialmente cuando se trata de ser espectador de los mejores atletas y equipos del mundo, es decir ser espectador del deporte profesional. id:64417
Hoy en día, gracias a las transmisiones de televisión, radio e internet, miles de millones de personas observan los juegos más recientes (e incluso juegos históricos) de sus deportes favoritos. Ha habido una explosión considerable de fanáticos deportivos recientemente debido a la creciente accesibilidad del internet, donde hay una plétora de portales donde se pueden ver los juegos en vivo, datos de los atletas, juegos del pasado e incluso digitalizar el acceso a las mejores casas de apuestas deportivas online en España en sites como casasapuestasdeportivas.es.

¿Y qué será lo que mueve al ser humano a querer ver el deporte más aún que jugarlo? Esta es una importantísima pregunta considerando la cantidad de dinero que mueve esta industria cada año. Si revisamos una lista con los deportes que más dinero mueven a nivel mundial nos asombraremos al leer que el baloncesto lidera en la posición número uno moviendo la cantidad de 1.300 millones de dólares entre salarios y patrocinios. Seguidamente encontraremos al fútbol americano con la cifra de 775 millones de dólares, en tercero está el fútbol, que es el favorito de España y Europa, con $607 millones y finalmente los siguen el baseball y el tenis con ganancias de 468 y 246 millones de dólares respectivamente. Un dato interesante es que el fútbol sigue siendo el deporte más visto en el mundo aunque apenas sea el tercero que más genera dinero y es sin duda, el que más apuestas online recibe en España y en otros países del mundo.

Se entiende entonces la importancia monetaria y económica del deporte profesional. Para poder explicar las pasiones que genera en sus fanaticadas hay que ir más allá de lo meramente financiero.

El sentido de pertenencia

El ser humano es un animal social e históricamente un animal tribal. Subconscientemente huimos del aislamiento, la soledad y la vulnerabilidad asociados a esas situaciones. Cuando seguimos apasionadamente a ese equipo que consideramos representativo de lo nuestro, volvemos a esa necesidad ancestral de pertenecer. Compartimos con extraños los colores del equipo, los cantos e himnos, los ídolos atléticos, las celebraciones de grandes jugadas y victorias y el sufrimiento aplastante que generan las victorias. Es tan importante el factor de pertenencia que en algunos países es mal visto no seguir al equipo local, como en Argentina, donde se inventó el término “pastelero” para denigrar a aquellos argentinos que preferían ver y apostar en las ligas de fútbol internacionales y no en la liga local.

La simplicidad del deporte y la facilidad de las apuestas

Mientras que los conflictos geopolíticos, las inestabilidades políticas y económicas locales de cada país y el creciente protagonismo y poder de la tecnología y la información nos pintan un mundo sobre complicado y difícil de navegar, en el deporte podemos conseguir un refugio contra estas angustias modernas. Donde la mayoría de los acontecimientos mundiales están matizados y comprenderlos es una hazaña de sopesar informaciones contradictorias, evaluar posiciones contrarias e intermedias y hacer lo posible por evaluarlo todo con una visión objetiva, como fanáticos de un equipo nos basta con apoyarlo, rechazar al enemigo común dentro de la cancha de juego y compartir con otros fanáticos los momentos más emocionantes. Esta misma simplicidad del deporte lo convierte en un tema de conversación “seguro” (usualmente), a diferencia de la religión, política o economía que a menudo puede llevarnos a discusiones incómodas. En este sentido, el deporte profesional funciona como un escapismo a las complicaciones del mundo y, además, sin tener que practicarlo, puede generar ganancias a través de las apuestas en las casas de apuestas deportivas online.

El drama inherente

Ya se sugirió anteriormente que en los deportes encontramos un enfrentamiento blanquinegro entre dos bandos opuestos. Como este es un conflicto fácil de seguir y entender, en parte debido a las rígidas reglas definidas para cada deporte y a su simplicidad moral, resulta fácil para el espectador sentirse emocionalmente involucrado con algún equipo en cada juego. Un beneficio para este drama es que los resultados de cada juego son desconocidos y a veces destruyen totalmente los pronósticos más seguros y aburridos. Seguir una liga deportiva o incluso un solo equipo o atleta es una fuente de emoción constante generada por la incertidumbre de la victoria y la derrota. A diferencia de una película o serie de televisión, que las ves una vez y ya las conoces, ser fanático de un equipo significa que cada nuevo juego será una fuente de emoción y suspenso.

Entendiendo lo anterior, podemos ver por qué puede resultar tan poderoso apostar en un deporte profesional. Hemos dejado de un lado la relación entre el practicar un deporte y ser espectador, pues es más común que estos sean vistos a nivel profesional que practicados a nivel amateur. Aunque la importancia de hacer ejercicio y mantenerse activo siempre es la misma, los estudios demuestran que los españoles gastan menos de 500 euros al año en la práctica deportiva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios