www.economiadehoy.es

Mantengamos la calma y el oro y la plata físicos

Mantengamos la calma y el oro y la plata físicos
Ampliar

Fuente: Degussa

domingo 06 de diciembre de 2020, 13:16h
Tomar decisiones de inversión sólidas es difícil. Y el mayor enemigo del éxito de las inversiones somos precisamente nosotros, el "factor humano". id:65950
Por ejemplo, tendemos a sobreestimar nuestra capacidad de procesar y sopesar adecuadamente toda la información necesaria para tomar una decisión de inversión informada. A veces nos asustamos, incluso entramos en pánico o nos volvemos codiciosos, y luego tomamos decisiones de inversión realmente malas, como comprar demasiado tarde o no comprar en absoluto. O vender demasiado pronto o vender demasiado tarde. La lista de errores no tiene fin.

Las dificultades para tomar decisiones de inversión acertadas se presentan, por supuesto, en todo tipo de bienes y mercados, incluido el de los metales preciosos. Por lo tanto, la pregunta es: ¿Existen directrices o recomendaciones generales que puedan ayudar a mejorar los resultados de sus inversiones, especialmente en lo que respecta a los metales preciosos? Creo que hay, al menos, tres:

Recomendación 1: Para la mayoría de los inversionistas, una estrategia de "market timing" es algo muy difícil de manejar. En un mercado alcista, la gente compra con demasiada frecuencia cuando los precios ya han alcanzado su punto máximo. Y en un mercado bajista, la gente vende cuando los precios han caído a mínimos históricos y vuelven a subir. Especialmente las oscilaciones a corto plazo de los precios del mercado (por ejemplo, durante una semana, un trimestre o un año) son difíciles de predecir correctamente. Así que si usted ve algún sentido en estas palabras, simplemente tome una visión a largo plazo: Si usted compra algo, asegúrese de que desea mantenerlo por, digamos, tres a cinco años o incluso más tiempo - y mientras tanto no preste atención a los altibajos a corto plazo del mercado.

Recomendación 2: Si usted opera con un horizonte de inversión bastante a largo plazo, no hay razón para que equipare la volatilidad de los precios con el riesgo de inversión. Los precios del mercado suben y bajan por todo tipo de razones. Lo realmente importante para un inversionista orientado al largo plazo es asegurarse de que uno no sufra una pérdida de capital permanente. Ejemplo: Usted paga 100 US$ por un activo y, posteriormente, su precio de mercado cae a 5 US$ y no se recupera. Dicho esto, usted debe hacer sus deberes antes de comprar o vender. Sobre todo, asegúrese de conocer el "valor" del activo que desea comprar y de estudiar los riesgos que conlleva.

Recomendación 3: Asegúrese de que el precio que paga por algo es inferior a su valor. El cumplimiento de esta regla reduce el riesgo de sufrir pérdidas permanentes, lo que puede ocurrir si sobrestima el valor y paga un precio demasiado alto. Además, pagar un precio inferior al valor de un activo refuerza el rendimiento de su inversión. Por supuesto, a veces es difícil decir cuál puede ser el valor de un activo determinado. Si no conoce el valor de un activo, es mejor que se abstenga de comprarlo. Busque otras oportunidades con las que se sienta cómodo en términos de evaluación.

Con este telón de fondo, esto es lo que se debe hacer con el oro y la plata:

Si desea tomar una decisión de inversión con una orientación a largo plazo, el oro y la plata físicos pueden encajar bien en la estructura de su cartera. Los dos metales preciosos pueden considerarse una cobertura contra los caprichos del sistema mundial de papel moneda sin respaldo. Su poder adquisitivo no puede ser degradado por los bancos centrales que dirigen la máquina impresora.

Si las últimas décadas nos han enseñado alguna lección, es que el oro ha estado superando al dólar, al euro y a la moneda local en términos de preservar, incluso aumentar, su poder adquisitivo. Dados los crecientes problemas de la arquitectura internacional del papel moneda sin respaldo, hay una buena posibilidad de que el oro siga superando a las monedas oficiales por al menos dos razones.

En primer lugar, es probable que se produzca un resurgimiento de la inflación de los precios de los bienes de consumo y de los bienes de producción -como consecuencia de la excesiva creación de dinero a manos de los bancos centrales-, y es probable que ello dé lugar a un aumento estructural de la demanda de oro, lo que respaldará un mayor precio del oro en el futuro.

En segundo lugar, los esfuerzos políticos para lograr una "Gran Transformación", un "Gran Reajuste" del sistema económico mundial, impulsados por muchos gobiernos de todo el mundo, pueden causar un gran daño al crecimiento, el empleo y la estabilidad financiera, problemas que muy probablemente se abordarán con políticas monetarias aún más exageradas, lo que dará un impulso adicional a la demanda de los inversores del metal amarillo y, por ende, a su precio.

La cuestión fundamental es, por supuesto, cómo determinar el valor del oro (y la plata, para ser más exactos). Si bien existe algo así como una "fórmula" cuando se trata de evaluar las acciones y los bonos (al menos en teoría, a saber, el modelo de valor actual de las corrientes de efectivo futuras), no tenemos nada comparable cuando se trata de evaluar el valor de los metales preciosos.

Sin embargo, creemos que, a largo plazo, existe una relación relativamente estable entre las existencias de dinero en el mundo, los tipos de interés reales y las condiciones del mercado crediticio. En este contexto, estimamos que el actual "precio de equilibrio" del oro (el precio que sugiere el estado actual de las variables macroeconómicas identificadas como factores explicativos) se sitúa en torno a los 2.500 dólares de los EE.UU. por onza.

Este precio está muy por encima de los actuales 1.800 USD/oz, lo que ofrece bastante potencial de aumento del precio para el inversor orientado al largo plazo. Sin embargo, no se puede decir con ningún grado de precisión cuándo el mercado empujará el precio del oro hacia el nivel estimado. La conclusión es que el oro no es caro; de hecho, comprado a los precios actuales, parece ser una gran ganga.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, la plata merece una atención especial. Tiende a ser arrastrada hacia el alza una vez que el precio del oro sube. Y como el precio del oro es típicamente empujado hacia arriba en tiempos de turbulencias monetarias y financieras, hay una buena posibilidad de que los inversores busquen cada vez más plata con fines monetarios, como ya lo sugiere la fuerte afluencia de dinero a los fondos negociados en el mercado de la plata.

El resultado final es que creemos que actualmente existe una buena oportunidad para el inversionista inteligente orientado a largo plazo para comprar y seguir construyendo posiciones físicas de oro y plata. Si la corrección del mercado, que comenzó a mediados de 2020, continúa, el aumento del diferencial entre el valor y el precio del oro no significa una pérdida permanente: En realidad hace que comprar oro (y plata) sea más atractivo desde el punto de vista del inversor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios